Preparación de la superficie antes de la instalación de césped artificial

Preparar la superficie para instalar césped artificial es un proceso sencillo, aunque es necesario seguir una serie de pautas.

En este artículo conocerás la importancia del uso de mallas antihierbas en instalaciones de césped artificial. Detallaremos los pasos a seguir para realizar la colocación en instalaciones con formas curvadas o redondas y en instalaciones básicas.

 

Tipos de malla antihierbas, características y uso

Cualquier proyecto paisajístico básico solo necesitará una capa de malla antihierbas sobre el terreno natural. Esta permitirá, por un lado, separar las nuevas capas de materiales agregados del terreno natural, y por otro, ayudará a evitar la propagación de posibles plagas en el subsuelo.

Existen diferentes tipos de mallas antihierbas. Aunque una malla geotextil porosa de 115 a 170 gramos suele ser una buena opción, te presentamos las posibilidades para que elijas la que mejor se ajuste a tu proyecto:

 

La malla plástica

Estas mallas están hechas con polipropileno muy resistente. Dentro de estas mallas podemos escoger entre las que son destinadas para jardinería, que en este caso son mallas de 105 gramos por m². Y, por otro lado, las mallas dirigidas al campo de la restauración, con un gramaje de 130 gramos por m². Cuanto mayor sea el gramaje, mayor será su resistencia.  Es importante destacar, que las mallas antihierbas plásticas no son recomendables en lugares estrechos, pues sus bordes se deshilachan y, por tanto, son mucho más difíciles de cubrir.

 

La malla geotextil

Este tipo de malla es más fácil de cortar, de colocar y de decorar, ya que es más estable y resbala menos. Se utilizan para evitar que crezcan malas hierbas con raíces muy agresivas, como algunas plantas de las asparagáceas o de las ciperáceas. Estas son mucho más resistentes y duraderas. Su peso también puede variar, sin embargo, el más frecuente es el de 125 por m². Es la malla ideal si quieres sencillez en la instalación y la máxima resistencia, aunque su precio será ligeramente superior con respecto a la malla plástica.

 

Razones para usar una malla antihierbas

  • Aporta estabilidad horizontal y vertical a la base de la instalación, además su durabilidad oscila entre 15 y 40 años
  • Controla la erosión, contaminación y la mezcla de materiales de la base
  • Son una barrera efectiva contra plagas de insectos y roedores
  • No será necesario utilizar ninguna otra opción para acabar los bordes de tu instalación

 

Instalación de césped artificial en superficies  curvadas o redondas

Cuando queremos realizar diseños con curvas o zonas redondeadas con césped artificial, es importante colocar dos mallas antihierbas sobre el terreno natural.

  • La capa más profunda puede sobresalir sobre el perímetro de la instalación, haciendo de barrera para las malas hierbas y las plagas de insectos del subsuelo. Además, al ser esta capa más amplia, ayudará a mantener los materiales agregados a la instalación dentro del radio diseñado.
  • La colocación de una segunda capa de malla, ayudará a enrollar el borde de la capa inferior, aportando estabilidad y aislamiento para las malas hierbas y plagas. Además, actuará como una barrera separadora entre los elementos orgánicos del jardín y la nueva superficie de césped artificial.
  • Después de añadir los materiales en la zona central y una vez compactados, apisona a mano y dale forma a los bordes.
  • Los bordes compactados deberían de tener al menos 5 cm de altura. La base puede ser de cualquier altura, sin embargo, en los bordes de un jardín recomendamos alrededor de 10 cm de base compactada.
  • Es más sencillo trabajar con materiales agregados en la base de tamaño más pequeño de 1,25 a 2 cm, especialmente cuando intentamos crear zonas llanas con bordes curvos o redondeados.
  • Si necesitas materiales más grandes en la zona central de la base de tu proyecto, siempre puedes mezclar los materiales de diferentes tamaños en la zona más próxima a los bordes. Apisona las zonas en las que se mezclan los dos materiales para asegurar la compactación y una transición correcta.
  • Tira de la segunda malla antihierbas y cubre los bordes de la capa de materiales compactados. Dale la forma redondeada que desees a mano o utilizando algún molde.
  • A continuación, grapa la malla de más abajo a la base, por debajo de los bordes. Ten cuidado al grapar o clavar la malla, de forma que no se creen mellas en la base.
  • Coloca el césped artificial encima y utiliza la forma de los bordes creados en el anterior paso como guía para cortar el césped, dejando de 1,25 a 2,5 cm más de césped en los bordes. Enrolla lo que sobre de los bordes por debajo de la base de materiales, de forma que no se vea.
  • Asegura el césped, la malla antihierbas y los materiales de la base con clavos, con intervalos de 15 cm. Presta especial atención al acabado de los bordes, utilizando un rodillo si fuera necesario.
  • Los bordes del césped no deben anclarse en exceso, para evitar que se creen formas de aire en la superficie del césped.
  • Antes de rellenar los bordes de la instalación con elementos como piedras, tierra o lo que desees, espera a haber acabado todas las juntas y haber rellenado el césped.
  • Una vez acabado, elimina cualquier material de relleno que haya sobrado, y después termina tu instalación rellenando desde los bordes más internos hacia afuera.

 

¿Cómo instalar césped artificial estándar?

A continuación, indicamos una serie de pasos a seguir en una instalación de un jardín de césped artificial con una altura de grama aproximada a 5 cm. Cada instalación requiere de unas pautas diferentes, si este no es tu caso recomendamos los artículos específicos para campos de fútbol o pistas de pádel.

El diseño y la calidad deseada en nuestro jardín determinarán la necesidad de excavar más o menos, las pendientes necesarias o si haría falta realizar algún muro de contención de terreno.

Antes de comenzar, asegúrate de hacer cualquier cambio necesario en instalaciones de drenaje, de luz, agua o gas. Ningún suministro debe quedar dentro de la zona donde se va a realizar la instalación.

Todos los elementos, que queramos tener en nuestro jardín como árboles, piscinas, fuentes, bordillos, pavimentos, etc., deberán estar ya instalados antes de comenzar el proceso.

Inicio de la instalación y preparación del terreno

Cuando la zona donde vas a realizar la instalación no está definida con algún tipo de bordillo:

  • Comienza tu trabajo señalizando la zona con pintura, postes y algún tipo de cinta, de forma que quede bien definida la zona de trabajo.
  • Elimina todos los posibles restos orgánicos que haya en tu zona de trabajo, estos restos se podrían descomponer con el tiempo, y de alguna forma, podría dañar tu instalación. Estos restos orgánicos incluyen: restos de césped natural, malas hierbas, raíces, etc.
  • Si has arrancado algún árbol o raíces, rellena los huecos y compáctalos antes de comenzar.
  • Si has añadido tierra recientemente, igualmente compacta bien todo el terreno.
  • Es importante limpiar la zona de restos de cualquier tipo de material, después de cada paso del proceso, con el fin de facilitar y no entorpecer tu trabajo.

 

Si la zona está delimitada con algún tipo de bordillo o has seguido los pasos anteriores:

  • Asegúrate de que tenga una altura de 7 a 10 cm, y de que no haya ningún tipo de raíz o escombro.
  • Es posible que la zona necesite algún tipo de tratamiento contra el crecimiento de malas hierbas futuras. Para esto puedes aplicar algún tipo de herbicida.
  • Nivela el terreno de forma que quede aproximadamente un ángulo de 90 grados entre el bordillo y el terreno natural.
  • A continuación, coloca la malla antihierbas que mejor se adapte a tu proyecto, sobre el terreno natural y fíjala al terreno utilizando grapas inoxidables o clavos galvanizados. En cualquier caso, utiliza una malla porosa no orgánica. La malla debería cubrir toda la zona y sobrepasar los bordes en 10 a 15 cm, el material sobrante se doblará debajo de la base. Asegúrate de no dejar arrugas en la malla y que esta permite el perfecto drenaje del agua.

Algunos sistemas de drenaje, o algunas características de proyectos, podrían necesitar más de una capa de malla. Aunque, un proyecto básico sería suficiente colocar una sobre el terreno natural.

Si tu instalación va a soportar cargas muy pesadas, como zonas de aparcamiento, utiliza materiales de construcción apropiados para ello. Si es necesario consulta con profesionales.

Descubre cómo seleccionar y compactar los materiales para la base de la instalación de tu césped artificial.

 

Compartir este artículo